C. S. Lewis y Persecución del Hombre de Dios